Junín de los Andes

La ciudad de Junín de los Andes es una población típica de la cordillera y tiene distintos encantos turísticos que le sirven para mantener a lo largo de los años una gran cantidad de visitantes que vienen a pescar sus grandes truchas, a escalar su preciado volcán Lanín o a practicar actividades de aventura relacionadas con el trekking o las caminatas por sus alrededores.

Durante los meses de verano, la presencia del volcán Lanín atrae visitantes, en su mayoría jóvenes, que hacen base en la ciudad para contratar allí los servicios de guías con experiencia para subir hasta su cumbre.

En el mes de febrero, Junín de los Andes celebra la tradicional Fiesta Nacional del Puestero, que incluye espectáculos de canto y baile, además de las habituales demostraciones de destrezas criollas.

La pesca de truchas arcoiris y salmones también es otro de los atractivos de Junín de los Andes. La historia cuenta que aquí pescaron los más grandes pescadores de mosca de todos los tiempos, que se alojaban en la famosa hostería Chimehuín, construida en 1947 sobre la costanera local. Llegaban de la Capital Federal y del exterior atraídos por los ríos y por un lugar emblemático cercano a esta ciudad: la boca del río Chimehuín, en la zona del desagüe del lago Huechulafquen.

El visitante puede conocer distintos puntos de interés, como el primer edificio de correo postal, la plaza San Martín, la iglesia parroquial, el santuario María de las Nieves y Laura Vicuña y una gran cantidad de edificios municipales cuya arquitectura resulta imperdible.

Hosterías, cabañas, aparts y campings son parte de la oferta hotelera y de alojamiento que propone la pequeña pero hermosa Junín de los Andes. Incluso posee un casino que, además de tentar a la suerte, sirve para encontrarse y compartir algunos de los espectáculos de artistas que visitan la ciudad todos los meses..